Lista

"Elegir contenido para leer"

domingo, 9 de octubre de 2011

El cazador de Leyendas 2.-"La leyenda del Conde Drácula"


2.- "La leyenda del Conde Drácula"


-¿Héctor no tienes toallas?- Preguntó Lucía mientras se asomaba por la puerta de la cocina.

Al ver a Lucía mi taza con el cafe se me cayó al suelo. Allí estaba ella completamente desnuda. Mojada de salir de la ducha preguntándome si tengo toallas mientras se rasca una de sus nalgas. Unca chica curiosa sin duda.

-¿No puedes cogerla antes?, me estás mojando el suelo- Dijo Héctor mientras se levantaba de la silla.

-Te has puesto nervioso otra vez al ver mi cuerpo desnudo- Dijo Lucía moviendo su cadera con cierto toque sensual y una sonrisa pícara en su rostro.

-No seas absurda, he visto mejores mujeres que tú a lo largo de mi vida- Dijo Héctor.

Lucía fue caminando lentamente hasta mi posición pasando sus barazos por encima de mis hombros hasta pegarse por completo a mi.

-Me vas a decir donde tienes las toallas o me seco con tu ropa- Dijo Lucía frotándose lentamente contra el cuerpo de Héctor.

-Están en mi habitación en el tercer cajón y luego seca el suelo o estropearás la madera- Dijo Héctor pegando su cabeza a la de Lucía y mirándola fijamente.

-Gracias... y guarda tu revolver no vayas a herir a alguien... "Cazador"- Dijo Lucía separándose de Héctor y dándole un suave toque en la parte más vulnerable de Héctor.

-Es efecto del pantalón- Dijo Héctor con tono sarcástico.

-ya claro... y no me mires el culo que puedo sentir tu mirada en él- Dijo Lucía mientras se iba de la cocina.

¿Por qué sabría que le estaba mirando el culo?, ¿realmente somos tan predecibles?. Lo que me llamó la atención fue la mancha de nacimiento de su espalda. Me recuerda a algo que ya he visto pero no sé lo que.

Joder, ahora tengo que limpiar el cafe del suelo. Maldita Lucía.

-Oye, ¿qué vamos a hacer esta noche?, ¿me vas a llevar a cenar a un restaurante elegante?- Dijo Lucía mientras se vestía un top.

-Arréglate por que hoy nos vamos a Vigo de fiesta- Dijo Héctor.

-¿De fiesta?, tus huesos no son demasiado viejos para ir de "fiesta"- Dijo Lucia mientras se reia.

-Iremos al Moody's- Dijo Héctor

-Ese sitio no me gusta, la música es horrible ¿por qué quieres ir ahí?- Dijo Lucía mientras se preparaba algo de comer.

-Ha desaparecido otra chica en ese local. A los tres días vuelven a sus casas sin recordar nada. Lo único que tienen son cuatro pequeñas heridas en alguna parte de su cuerpo. En el último mes han sido cinco las chicas- Dijo Héctor.

-¿Vampiros?, me he cruzado con algunos pero no suelen hacer desaparecer a nadie, simplemente seducen, muerden, se alimentan, borran el recuerdo y se van. La chica vuelve a su casa en esa misma noche- Dijo Lucía mordiendo su bocadillo.

-¿Qué demonios estás comiendo?- Dijo Héctor con cara de asco mientras se acercaba.

-Bocadillo de chuletas con kepchup y mahonesa- Dijo Lucía con cara de felicidad.

-Aghh la próxima vez cocínalas... por cierto ¿te vas a poner a roer los huesos, o te los guardo para el camino?- Dijo Héctor con tono burlón.

-Ja ja ja, que gracioso... pienso comérmelos ahora, tengo una dentadura fuerte y contéstame que no me contestaste- Dijo Lucía mientras se manchaba toda la boca comiendo.

-Jesús, ¿no te enseñaron modales o creciste entre bestias?. Es un vampiro pero el primer vampiro. El único vampiro con clase- Dijo Héctor quitándose las botas.

-En el fondo te encanta que me manche comiendo. ¿Vampiro con clase?, ¿estás hablando del Conde Drácula?- Dijo Lucía terminando su "cena".

-Por favor... El conde Drácula, su nombre es Vlad Tepes- Dijo Héctor.

-¿Le conoces?- Dijo Lucía acercándose a Héctor.

-Tuvimos nuestros encuentros. ¿Qué haces?- Dijo Héctor.

-Dame un besito mmm...- Dijo Lucía acercando sus labios.

-Por dios, límpiate la cara y arréglate, tu serás el cebo- Dijo Héctor apartando a Lucía y saliendo de la cocina.

-¿Qué ropa me pongo?- Dijo Lucía.

-Tienes ropa en el armario de tu habitación. Coje lo que quieras- Dijo Héctor abriendo la puerta de su habitación.

-¿Tienes ropa de mujer y vives solo?, ¿te gusta vestirte de mujer?- Dijo Lucía mientras abría la puerta del armario.

-No seas absurda no eres la primera mujer que vive aquí- Dijo Héctor cerrando la puerta de su habitación.

-Vamos, no cierres la puerta de tu habitacion, tu ya me has visto desnuda- Dijo Lucía refunfuñando.

No pienso contestar a ese comentario. Así se quedará ladrando todo lo que quiera. Me visto y salgo de la habitación. Para mi sorpresa veo a Lucía de una forma que no la había visto hasta el momento. Llevaba puesto un vestido negro de noche, corto, con tacones negros larguísimos y el pelo con un peinado que estaba guapísima. Su cara levemente maquillada y sus labios pintados de un rojo que hacía que te perdieras en el. Sus uñas también en color rojo.

-¡Uoouuu pero que guapo!, esta noche seré tuya si me invitas a una copa- Dijo Lucía guiñando un ojo.

-Tu estás preciosa, quién lo podría imaginar de una loba- Dijo Héctor.

-Viste, yo estoy guapa hasta con un trapo de cocina.- Dijo Lucía poniendo sus manos en sus caderas y adquiriendo una pose ridícula.

-Es hora de irnos- dijo Héctor ajustándose los puños de la camisa.

Al llegar al local Lucía se agarra de mi brazo mientras nos dirigimos a la entrada.

-Parecemos actores de Hollywood, mira las pintas que lleva la gente- Dijo Lucía.

-La gente de ahora no tiene estilo- Dijo Héctor.

Cuando entramos en Moody's empiezo a buscar a Vlad.

-¿Lo ves por algún lado?- Dijo Lucía.

-Si, separémonos, ve a su lado y espera a que te invite a una copa. Está en la esquina derecha de la barra.- Dijo Héctor.

Yo me voy al otro lado de la barra donde tengo visión perfecta de los dos. Le pido un wishky doble sin hielo a la camarera mientras Vlad se queda mirando los pechos de Lucía. Vamos Vlad, dile algo... Bien, ya están hablando. Lucía me mira mientras se ajusta el vestido al pecho. Esta chica es demasiado bruta seduciendo. Parece que Vlad se ha perdido en su belleza, se debe estar babando ahora mismo. Vlad pide algo a la camarera. Dos copas para ellos. Es todo un caballero, le ofrece un brindis... supongo que será para abrirse el apetito.

Termino mi copa y ellos siguen hablando. Lucía no te dejes engatusar, es un maestro del engaño. Lucía pone sus brazos encima de los hombros y acerca sus labios a los de Vlad. Vlad se levanta y le invita a salir, perfecto.

Los sigo a unos tres metros. Justo cuando voy a pasar dos niñatos deciden pelearse... ¡Dios!.

-¡Salir del medio!- Gritó Héctor.

-¡A que te parto la cara James Bond!- Gritó uno de los niñatos.

No lo pude evitar, empecé a golpear su cabeza hasta que se cayo al suelo. Vino uno de los porteros a echarme pero ya estaba saliendo.

-No vuelvas por aquí- Dijo el portero.

-No pensaba hacerlo- Contestó Héctor.

Vlad se lleva a Lucía a un callejón. Va agarrando su cintura y a ella parece que le da igual. La empuja contra la pared y le baja la parte alta del vestido dejando sus pechos al aire.

-Mmmm hacía tiempo que no veía unos pechos tan perfectos- Dijo Vlad con una voz realmente extraña.

-Ohh si, me han dicho que eres el Conde Drácula- Dijo Lucía con voz temblorosa.

Cualquiera diría que lo está disfrutando...

-¿Cómo?, por favor, que vulgar... Conde Drácula... mi nombre es Vlad- Dijo Vlad, entrecerrando los ojos.

-¿Qué has hecho con los ojos?- Dijo Lucía riéndose.

-Es un tic que hago cuando me pongo nervioso- Dijo Vlad.

-Lo has vuelto a hacer... jajajaja... que patético- Dijo Lucía riéndose.

-Dejemonos de tonterías tengo hambre y el plato de hoy me hace la boca agua.- Dijo Vlad.

-Pero eres o no eres el Conde Drácula...- Dijo Lucía agarrando su cabeza.

-Si que lo soy, así me llaman algunos y ahora...- Dijo Vlad.

-¡Ahhhhh!, me has mordido un pecho- Dijo Lucía dándole un puñetazo a Vlad.

-¿Ehh?, ¿por qué no te he hipnotizado?, ¿qué clase de mujer eres?- Dijo Vlad con cara de susto.

-Una chica que no volverás a tocar- Dijo Héctor clavándole una estaca en el corazón a Vlad.

-¿Héctor eres tú?- Dijo Vlad, antes de desmallarse.

-Podía yo sola con él- Dijo Lucía volviendo a colocarse el vestido.

-Ya veo. Tirémoslo al mar- Dijo Héctor caminando hacia el muelle.

Tiramos a Vlad Tepes por el muelle y nos vamos a casa.

-Te has puesto celoso- Dijo Lucía.

-Te estaba salvando de una muerte segura- Dijo Héctor.

-¿Muerte segura?, pero si era patético- Dijo Lucía.

-No subestimes su poder, volverá a aparecer- Dijo Héctor.

-¿Me harás las curas?, me ha mordido- Dijo Lucía mordiéndose la punta de la lengua.

-Ya veremos... ya veremos...- Dijo Héctor entrando en el coche.


Licencia Creative Commons
El cazador de Leyendas 2.-"La leyenda del Conde Drácula" por Alberto Leiva Pallarés se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.

No hay comentarios:

Publicar un comentario